Stop Velutina

Especies exóticas invasoras

Las especies exóticas invasoras (EEI) constituyen una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el mundo.

La Ley 33/2015, de 21 de septiembre, por la que se modifica la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, define especie exótica invasora como “la que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

Vespa velutina está incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras (Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto) y esta propuesta para ser incluida en el Listado de Especies Exóticas Invasoras preocupantes para la Unión, en base al Reglamento Europeo.

La resolución del 16 de febrero de 2018 de la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, aprueba el plan de actuación para la detección y control del avispón asiático (Vespa velutina nigrithorax) en el Principado de Asturias, que desarrolla las medidas de actuación (BOPA 01/03/2018).

Descripción Vespa Velutina

Vespa velutina nigrithorax es un himenóptero que pertenece a la Familia Vespidae. A este avispón se le conoce comúnmente como «avispa asiática» o «avispa negra».

El lugar de origen de Vespa velutina se encuentra en Asia: Afganistán, Pakistán, India, Bután, Myanmar, Tailandia, Laos, Vietnam, Sureste de China, Taiwán, Malasia e Indonesia.

Fue detectada por primera vez en Europa en 2004 en la zona de Burdeos (Francia), su primera cita confirmada en España es en agosto del 2010 en Amaiur (Navarra). En Asturias se detectan los primeros ejemplares en 2014 en el Occidente (San Tirso de Abres) y en 2016 en el Oriente.

Desde el 2010 Vespa velutina, la avispa asiática o avispón negro, es una de las plagas que afectan a la apicultura de toda la cornisa cantábrica. Los apicultores fueron los primeros en darse cuenta de su presencia en el territorio y también de sufrir sus consecuencias, pero con el tiempo cada vez más colectivos se suman a este grupo.

La presencia de Vespa velutina se considerada como un problema que tiene efectos en diferentes ámbitos:

  • Socioeconómico, porque provoca daños en la apicultura y en la agricultura en general, y el control de la plaga implica graves costos a la administración.
  • Biodiversidad, porque es depredadora de abejas, polinizadores y otros insectos locales, y
  • En la salud pública por el riesgo de picaduras.

El éxito de su multiplicación y expansión en el territorio europeo se debe a varios factores:

  • Las coincidencias de tipo climático, de temperatura y precipitaciones.
  • Las fuentes de alimento disponible (incluyendo las colonias de abejas de la especie Apis mellifera) y
  • La ausencia de depredadores y competidores directos lo suficientemente eficaces como para frenar su alta tasa de reproducción.

En Asia Vespa velutina convive con otra veintena de avispones de parecido o incluso mayor tamaño que ella, que son competidores directos por los mismos recursos alimenticios y por los mismos espacios para realizar sus nidos. Además de competir, las diferentes especies de avispones pueden ser depredadoras las unas de las otras, condicionando aún más su éxito reproductor.

De ahí la importancia de conocer su biología y comportamiento, de manera que este conocimiento sirva para poder diseñar una estrategia eficaz de control de esta especie.

 

Características morfológicas de Vespa velutina

Reina de V. velutina nigrithorax
La reina de Vespa velutina nigrithorax presenta el cuerpo de color marrón oscuro con la cara y las piezas bucales naranja (excepto los dientes oscuros), las antenas son marrones dorsalmente y naranja ventralmente. Cara dorsal de segmentos abdominales marrones con márgenes apicales más claros: una banda amarilla delgada en el primer segmento y una banda naranja delgada en el segundo y tercer segmentos; cuarto segmento abdominal casi completamente naranja, quinto y sexto segmentos abdominales más o menos de color marrón anaranjado. Patas marrones excepto los tarsos que son amarillos y las alas parduscas hialinas.

Obreras de V. velutina nigrithorax
No hay diferencias morfológicas distintivas entre las hembras sexuales y estériles (obreras). Algunas obreras son más pequeñas (sobre todo en primavera), pero en otoño muchas obreras son tan grandes como las futuras reinas. Dentro de la colonia, la reina ponedora puede ser reconocida por su abdomen distendido y, al final de la temporada, las alas dañadas.

Macho de V. velutina nigrithorax
Las características morfológicas del macho son muy similares a las características de las hembras en cuanto a tamaño y color, en relación a las antenas son más largas que en las hembras. La cara ventral del abdomen es de color marrón, el ápice truncado con un par de manchas amarillas.

¿Cómo reconocerla?

  Vespa velutina tiene la mayor parte de su cuerpo negro y marrón oscuro, salvo el cuarto segmento del abdomen (amarillo naranja). Su cabeza es de color naranja y la parte final de sus patas, amarillo intenso. Mide de 17 a 32 mm de longitud.

Las reinas suelen alcanzar mayor talla, por encima de 30 mm, mientras que la talla media de las obreras es de 25 mm.

 NO CONFUNDIR CON Vespa crabro, la avispa autóctona con la que guarda mayor similitud, y ligeramente más grande que la avispa asiática.

Se diferencia también por su abdomen: Vespa crabro lo tiene en su mayoría amarillo, salvo el primer segmento y parte del segundo que son negros. El tórax y las patas de V. crabro son de color marrón.

 

Comparación Velutina con Crabro

Detalle de su aguijón(de 4 a 6 mm de longitud). Vespa velutina es capaz de segregar veneno en estado de excitación y sin necesidad de picadura previa.

Aguijón Velutina

 

Nidos:

Nidos embrión y primario

         La reina fundadora se encarga de construir el nido primario en lugares protegidos de las inclemencias del tiempo y posibles predadores (construcciones humanas, troncos de árboles, etc.).
En las primeras fases, el nido es una especie de paraguas abierto al exterior, con unas celdillas que albergan los primeros huevos de obrera. La reina continúa añadiendo envolturas para proteger el resto de celdillas hasta aproximadamente el mes de junio, momento en el que alcanza las cien obreras aproximadamente y decide abandonar el nido primario para formar el secundario.
Para identificar con seguridad el nido embrión de Vespa velutina, es imprescindible, en todo caso, ver al insecto.

Nido embrionario y primario velutina

Nido secundario

         Es más voluminoso, de hasta un metro de largo y 80 cm de ancho. Aunque tienen prefe­rencia por lugares altos y seguros (ramas de árboles, aleros de tejados), también se han localizado algunos nidos cerca del suelo.

Cómo diferenciar nidos de V. velutina y V. crabro: Los nidos de V. velutina tienen la entrada por un lateral, mientras que en los de Vespa crabro la entrada está por la parte inferior.

Nido secundario velutina

Ciclo Anual Vespa Velutina

Ciclo anual de Vespa velutina y calendario de actuaciones de control (supedidato a variabilidad climática).

Vespa Velutina ciclo

Impacto de Vespa velutina nigrithorax

Daños en apicultura

La base alimentaria de las larvas de Vespa velutina es la proteína proveniente en su mayoría de insectos, entre ellos la abeja doméstica, Apis mellifera. La voracidad de la avispa asiática afecta a las colmenas, tanto por su presencia (impide a las abejas salir a recolectar alimento) como por las capturas.

          Arpa eléctrica: herramienta disuasoria aconse­jada para protección de los colmenares, se trata de un instrumento que emite una pequeña descarga eléctrica, por lo que dejan marcado el lugar como señal de peligro, abandonando así la presión al colmenar.

Daños medioambientales, agrícolas y frutícolas

El peor efecto de su proliferación a medio y largo plazo es la reducción de la biodiversidad: su gran voracidad implica un alto consumo de polinizadores y, por tanto, una merma de la flora silvestre. Por otra parte, para animales insectívoros supone una importante competencia alimentaria.

En agricultura y fruticultura, causa daños importantes:

  1. Descenso de la producción por la merma de polinizadores.
  2. Deterioro de la fruta, imposibilitando su posterior comercialización y consumo, por ser fuente
    de alimentación.

Problemas de seguridad ciudadana

En general, su comportamiento no es agresivo con las personas si nos mantenemos a más de 5 m. de su nido, excepto si lo manipulamos.
Su picadura produce síntomas similares a la de las abejas: picor, hinchazón, enrojecimiento … En el caso de personas alérgicas, provocaría una reacción anafiláctica.

Si quieres puedes dejar un comentario...

19 + 2 =