En nuestra Comunidad convive un modelo de apicultura profesional con un modelo de apicultura a tiempo parcial, como complemento de renta o simplemente como actividad de ocio. En este último caso se dan con cierta frecuencia situaciones de abandono de colmenares por pérdida del interés en mantener la actividad. Estos colmenares abandonados, debido al comportamiento pecoreador de las abejas, pueden ser una importante fuente de contagio de enfermedades infectocontagiosas para colmenas sanas…

Enlace al documento completo: http://www.boal.es/images/noticias/documento_92.pdf

Si quieres puedes dejar un comentario...

tres × 5 =