En la tercera semana del mes de Mayo, los ministros de Agricultura de la UE alcanzaron unos acuerdos los cuales aparecen en las conclusiones sobre la Comunicación de la Comisión sobre sanidad apícola. Manifiestan que la Comisión debería tener en cuenta las enfermedades apícolas dentro del gasto veterinario comunitario valorando el mantenimiento del apoyo a los programas nacionales apícolas después de 2.013 así como, la financiación para investigación sobre sanidad apícola como las posibles causas de las pérdidas de abejas.

Se puntualiza en el mencionado documento que la Comisión debería divulgar los resultados del programa de vigilancia en la sanidad apícola, coordinado con el laboratorio comunitario de referencia de la UE. (designado en Francia) que debería establecerse unas guías comunitarias para control de enfermedades como prácticas de tratamientos para las abejas (en particular para varroa).

Desarrollar alguna fórmula de apoyo para el sector farmacéutico con el fin de contar con más productos autorizados para las abejas con la esperanza de aumentar así su efectividad.