Las mariposas monarca que llegan a México cada mes de noviembre para hibernar son tantas que no hay forma de contarlas. Millones, decenas de millones o cientos de millones. La única manera que tienen los expertos de medir la población es calcular la superficie que ocupan en los bosques del Estado de México y de Michoacán. Esta temporada esa superficie ha disminuido un 59%: 1,9 hectáreas frente a las 2,89 del ciclo de hibernación 2011-2012, lo que supone el nivel más bajo en 20 años, desde que hay datos. El uso de pesticidas y la reducción del suelo agrícola en EE UU son algunos de los factores que amenazan a las características mariposas naranjas y negras.

Leer noticia completa: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/03/16/actualidad/1363414383_278042.html

Si quieres puedes dejar un comentario...

nueve + 3 =