Muchas familias rumanas usan el própolis en invierno contra los dolores de garganta al igual que afecciones de las vías respiratorias y la miel y el polen como estimulante inmunitario.

Veneno de abeja para tratar la esclerosis múltiple, polen para la digestión, miel como cicatrizante. Rumanía es un país puntero en apiterapia, una medicina alternativa cuyas raíces se remontan a la antigüedad. «La colmena es la farmacia natural más antigua y sana», dice Cristina Mateescu, dinámica directora del Instituto Rumano de Investigación y Desarrollo Apícola.

Leer artículo completo: http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/rumania-abejas-ayudan-medicina-articulo-486566

Si quieres puedes dejar un comentario...

3 × cinco =